El papel del artista en su relación con el diseñador enmarca está idea al establecer los límites donde el azar puede expresarse por si mismo, una armonía entre el artesano y la mano de la naturaleza.